viernes, 5 de noviembre de 2010

Nuestra Caza



Amor vengativo


Sipnosis: El bosque se oía inclemente. No había sonido alguno mis pies descalzos tocaban las húmedas hierbas. Divague hasta que me perdí por completo solo quiero estar sola me dije aunque no miraba nada en absoluto ni las sombras de los arbole desahogue todos mis sentimientos hasta quedar sin lagrimas-
Bella Swam una vampira que lleva un gran rencor hacia su agresor y quien la llevo a la transformación lo culpa de la muerte de su amado Jacob Black sin saber que su venganza se convierte en Amor.


"historia es mia  y personajes de la gran Meyer"


Capitulo 3 Nuestra Caza

POV  BELLA

No creía ni una sola de sus palabras en mi mente lo recordaba. el me había visto cuando yo era humana y Jacob no le había caído muy bien que  él me mirara fijamente ya que paso más de una semana quejándose de ese desagradable encuentro, yo siendo una  adolecente estúpida que solo pensaba en casarse al hombre que amaba. No pensé en que el chico de pelo cobrizo era algo sobrenatural.
-Como crees, necesito vengarme y lo hare sola.-  musite. Sus ojos  parecían decir la verdad en lo que era buscar al causante de mi dolor.
-No. No. Te ayudare no puedo permitir que estés sola, si te hacen daño yo...-  paso sus dedos por su pelo despeinado. Desesperadamente.
-tú que.- me confundía, no lo conocía muy bien para confiar en él. Y quería hacerlo quería confiar en él.
-No quiero perderte de nuevo.- su voz salió tan débil que creí  que mis oídos me estaban engañando pero no era claro que él lo había dicho.
En ese momento entro Alice con una sonrisa en su rostro.
-Bella después de ustedes iremos a cazar jasper y yo.-  
- Bueno es mejor que vayamos a cazar. - dijo Edward caminando hacia la puerta.
Salí detrás de él.  
Disculpa a Alice quiere que estemos charlando solos.
Me sonrojé al oírlo hablar a sí.
Divisamos un par de alces en las afueras de forks. Pero mi nariz olfateo un puma era más apetitoso que los alces.
-No...- dijo Edward fríamente.
-Que sucede.- dije frunciendo los labios, ahora protegía los animales.
-No puedes seguirlo, tenemos un límite hasta donde cazar.- hice un cálculo mental de donde se dirigía en puma  si lo acechara.
-Pero solo fuera directamente a la playa.- el arqueo las cejas.
-En La push, nunca fuimos  bienvenidos los de nuestra especie. Además mi familia ha hecho un tratado  desde hace años y está prohibido pasar por sus tierras.- 
-Sus tierras de que hablas.- el me miro aliviado.
- Es mejor que no los encontraras.-
-¡Quienes! .-  me miro pensativo.
-Los lobos de La push.- no sabía de lo que hablaba pero algo me decía que no preguntara.
-Eso cambia mis planes.- murmure. Su cara pareció de desconcierto.
-¿Cuales planes?, Pensabas ir a La push.- claro que lo pensaba hacer ya que el padre de Jacob fue el primero en darme la espalda cuando mas necesite  su apoyo y me prohibió  ir a la push.
-Si tengo que investigar ciertas cosas.-  se puso molesto y dijo;
-Tengo.- dijo.
-Sí, Tengo.  Porque no me importa lo que digas. Yo iré.- sus ojos se volvieron rojos y sus manos puños. - te pondrá en un riesgo si ellos te encuentran.
-sabes en la vida hay que correr riesgos.- su cara se volvió la de un hombre torturado.
-Bella te trataste de hacer daño alguna vez en todo este tiempo.-  el me miraba queriendo ver mi alma.
- ¿Qué clase de pregunta es esa?- el apretó los puños.
-Solo  limítate a contestar.-  recordaba los momentos deprimentes de mi vida antes de conocer a  mi amiga victoria.
-Probé de todo, pero nada funciono, probé hundirme un cuchillo al fondo de mi corazón pero ahí entendí que mi piel es tan dura que sentía solo el rose que hacían su cuchilla. Probé el veneno, hasta dejar de beber…  para morir pero el instinto me hizo saber que soy un monstro.-  calle ya que mis temblores y sollozos eran más fuertes que mi voz. Sentí sus manos en mis hombros y su  dulce vos en mi oído.
-Yo estoy contigo Bella.- sus palabras llenaban el vacio y lo mire estando a unos centímetros de mis labios ¿Qué seria besar esos labios? Probar su dulce néctar de ellos. “o pero que dices Bella estás loca.  Mis labios tocaron los suyos le no hizo nada para detener lo inevitable. Mis labios se adaptaron a los suyos, sus besos eran desesperados y cada vez más profundos, nos desplomamos en el suelo. Cuando me sí cuenta de lo que estaba siendo.
-Lo siento Edward. Yo no sé qué…. Paso.- el se levanto y me sonrió. 
Había sido tan caballeroso que no me había detenido por no lastimar mis sentimientos.
-Descuida bella. Tú no eres la única con tus instintos alertas.- su sonrisa me derretía.
- Me tengo que ir Edward.- musite
Era hora de irme tenía que ir a la push
-No te dejare ir bella. No sola.- estaba serio. 
-Pero tú tienes un tratado que respetar mientras yo...- 
-No quiero que te hagan daño porque no podre soportarlo.-
-Está bien Edward  no iré. Por ahora- el suspiro. Sabía que corría el riesgo él y su familia.
-Cuéntame que has hecho de tu vida en tantos años.- murmuro apenado.
-Bueno divirtiéndome con mis amigos.- se detuvo cuando iba a darle fin a un alce macho solo para mirarme.
-Qué Clase de diversiones.- dijo enarcando una de sus perfectas cejas. Me sentía avergonzada cuando supiera lo que había hecho todos estos años, pero sentía el deseo de desahogarme con Edward.
- Te sonara Despiadado de mi parte ¿pero yo no soy como tú?- se levanto de un salto.  Sus pantalones le quedaban muy ajustados y  lo hacían verse muy sexy.  Su camiseta estaba impecable sin ningún rasguño del animal que había matado. Camino un poco hacia mí.
-Te escucho.-  murmuro tomando mi cara en sus manos. Debería de disgustarme por su atrevimiento pero ni un musculo se revelaba a sus encantos.
Baje la mirada y confesé.
-Yo no me alimento de Sangre animal como tú, yo si he matado muchas personas.- levanto mi mentón aun mas inspeccionándome. Hasta que levante mis ojos del suelo. En su rostro reposaba una reluciente sonrisa. El parecía disfrutar de mi vergüenza.
-Bella, Todos y cada uno de nosotros tiene un pasado del cuan avergonzarse.- su sonrisa se volvió más cálida.
-Sabes, yo he matado más gente que tú en mi vida. Y no estoy orgulloso de decirlo.- lo mire aturdida él había matado y yo ahora lo sabía.
-Tú le hiciste daño a Jacob.- su cara se volvió sombría y aparto sus manos de mi rostro.
-Pensé que ya habías que no podía ser capaz de lastimarte.- se alejo hasta que me dio la espalda por completo.
-Pero si has matado antes porque Jacob no estaría entre esas personas inocentes. -  el no dio un paso más y cuando volví a respirar lo tenía a mi lado de nuevo.
-Tú, no sabes nada.-  lo mire desafiante quería saberlo todo.
-Si no lo sé y quisiera saberlo. Si tan solo me digieras la verdad. Yo… no…-
-Me matarías.- dijo sarcásticamente.  Sus ojos habían oscurecido por completo.
-No. Yo. No. haría...Eso.- sus ojos recobraron un poco de luz. Al oír mis palabras.
-Olvidarías esa maldita venganza con tal de estar conmigo.- estaba asombrada el quería estar conmigo.
-No!-  estaba segura de una sola cosa de la que yo vine a forks y eso era a tomar venganza de lo que había pasado.
-Sí, eso pensé. Tú quieres oír el nombre de un culpable. -  Acaso sabia quien era y me lo ocultaba. De él lo tendría que esperar todo, si solo es un extraño.
- Eso te haría olvidar el pasado y vivir el presente conmigo. Si eso quieres oír  yo lo mate. -  suspiro pesadamente.  Sus palabras aterrizaron en mi cabeza cada una de ellas, me lo confesaba.
-Eso vuelve a cambiar mis planes contigo. Cullen.- el cayo derrotado al suelo sin decir nada más.
-Te estás rindiendo.- No tenía ganas de lastimarlo. En absoluto. Y más sabiendo que me dejaría ganarle.
-No te haría Daño bella, yo nunca lo haría.- me tape mis oídos con las manos.
-No quiero oírte. -  Salí corriendo hacia la casa Cullen me iría con Victoria antes que supieran que yo sabía la verdad.
Cuando llegue todos estaban alertas a mis movimientos.
-Bella. Vámonos.- victoria se aferro a mi brazo con miedo a los vampiros que se encontraban en la sala.
-Carlisle quiso hablar. Pero solo se limito a dejarnos ir.-
-Bella Lo siento.- dijo la voz de Alice cuando nos dirigíamos hacia el boque.
-No lo sientas. Porque esto no quedara así.- murmure mordazmente. 

POV EDWARD
-Cómo pudiste Edward. Decirle esa mentira tan grande.- me senté sin responder a los reclamos de Alice ni a las preguntas de Carlisle.
-Edward. Cariño.- dijo Esme en consolación.
-¡Eres realmente estúpido Edward! Tu no hiciste eso.- .Emmett  se oía triste.
Salí directamente por la puerta no quería oír a nadie dándome consuelo.
-Ella ira a la push. -  me detuve en la entrada  y Salí hacia donde Alice. Ella estaba petrificada en el sofá.
-Alice que sucede...- grite.
En su mente se formo un lobo color rojizo acercándose a Bella.
El lobo se parecía a Jacob Black.
- está vivo.-
-Quien.- todos empezaron a preguntarse de que hablamos. Y por primera vez Emmett se quedo callado.
Alice volvió a la realidad.
-Edward Jacob Black nos mintió a todos hasta a bella.-
-Jacob Black no está muerto!-  



1 comentarios:

Kimberly Cullen dijo...

Oh por dios que historia

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger.