martes, 16 de noviembre de 2010

Capitulo 1 Corazon de Hielo


Corazón de Hielo  

Photobucket

Sipnosis: una adolecente, que la vida le da muchos golpes. Ella crece y deja de ser  una niña para ser una mujer. Cansada de tanto sufrir se refugia en  lo material y  todo lo que le rodea es dinero.  Sin saber que no todo es malo que la vida le pueda dar  amor no solo dinero, lujo  un  desamor puede traer. Otra aventura que  se puede convertir en una pasión.

Nota: Esta historia es mia los personajes son de la grandiosa meyer!!! 

Capitulo 1

-No te vayas, por favor no nos dejes.-  sollozaba a mi padre quien estaba detrás de esa maldita puerta.  Me miro con una sonrisa en los labios y dijo:

- No me necesitas.- sonrió y cerró la puerta que nunca ha sido abierta nunca más. La puerta de mi corazón. 

- Bella vendrás a comer a casa.- grito mi  Sue desde la cocina cuando guardaba mi bolso para salir nuevo para salir.

-No, sue ¿mi madre no está en casa?- se oyó un suspiro desde la cocina.

-No Bells. No vendrá a comer esta de compras con sus amigas.-  típico de mi madre salir de compras con sus amigas y venir de tarde de sus fiestas mientras a mí que bendijera el padre.

-Ok cenare fuera de casa.- no tenía que dar más explicación solo que saldría y no volvería. 

La calle estaba sola eran como las siete de la noche muchas familias debían de estar comiendo juntas mientras yo andaba sola por la ciudad. 

-Ring…Ring….- sonó mi celular era Alice. 

-Hey, hola Alice. - 

-Bella, ¿Dónde estás? Te necesitamos aquí.- la música se oía fuerte no me dejaba oír bien. 

-Estoy paseando por las calles sin rumbo alguno.- se oían unas risas por el teléfono  podría ser algún amigo nuevo de Alice o estaría en una fiesta. 

-Estamos en el antro que acaban de inaugurar, puedes venir si quieres.-  no me gustaban los antros pero sería mejor que estar en uno que sola en una calle.

-Ok voy para allá.-  me dirigí a el antro, pero pensé que no me dejarían entrar por tan solo tener 16 años, pero no me pidieron ninguna identificación. La barra estaba libre habían muchos adolecentes muy atractivos. Las chicas me veían como si fuera el vicho raro del lugar.

Divise a Alice en la barra con unos amigos de ella y entre ellos había un chico alto muy hermoso. Me miraba con malicia. 

-Pensé que no llegarías.- grito Alice por las bocinas que sonaban fuertemente.
-Como me perdería esto.-  ella me sonrió tenía una cara muy extraña había estado bebiendo más de la cuenta. 

-Has estado bebiendo.- ella volvió a sonreír. 

-Claro pero un poquitín.- dijo señalando su copa de coñac. Jasper estaba a su lado me sonrió cortésmente y dijo;

-Descuida bella yo la cuidare de que no beba mas.- el podría tener disciplina con Alice cuando quería.

El chico de pelo negro y piel cobriza se aclaro La garganta. 

-Ohh Discúlpame Jacob. - dijo jasper sonriendo. 

-Ella es Isabella Marie.-  hice una mueca de disgusto él sabía bien que no tenía que usar mucha presentación. 

-Me dicen  bella.- murmure.  

- y lo eres.- murmuro él.  Eso me hizo sonrojarme. 

-Gracias Jacob.- el hizo menos soportable la noche  ya que Alice se la paso con jasper besándose el resto de la madrugada. Mientras Jacob me hablaba de su hermosa familia y lo unidos que eran. 

Mientras la mía se había destruido por completo, mi madre no tenía idea de donde estaba  ni ella de mí. Mi padre se había ido para no volver más. Mi vida era un desastre pero aun así sigo viva. - el sonrió de pena.

-Lo siento Bella yo no quise… -  

-Descuida ya estoy acostumbrada a los golpes de la vida.-  mientras pedía un Whisky el no me quitaba la mirada de encima primero había pensado que le gustaba pero quizá solo era lastima y eso estaba empezando a disgustarme. 

El reloj marcaba las dos de la madrugada. El miro su reloj y puso mala cara. 

-Discúlpame bella me tengo que ir mis padres estarán molestos conmigo. Es demasiado tarde. ¿Quieres que te pase a dejar a tu casa?- negué con la cabeza  el me dio un beso en la mejía y se fue sin decir nada más.   

Me di cuenta que Alice  ya se había ido con jasper cuando el antro estaba medio vacío.
-Es hora de irme.- dije para mí misma. Las calles estaban solitarias que daba miedo pasar por ellas sentía que alguien venia siguiéndome sentí miedo quien me seguiría.  Me di la vuelta para ver quién era.  No había nada. Avance el paso me estuve en la parada de taxis con miedo ya que todavía sentía que alguien me vigilaba. Pare el taxi y le dije al chofer que me llevara a la mansión Swam. Cuando llegue a casa le dije a Sam que abriera la reja de seguridad él.  la abrió de inmediato. 

-Señorita pensaba que estaba en su recamara. Ahora la servidumbre se preocupaba por mi y no mi madre lo que me faltaba.

-Pues no pienses Sam.- dije dirigiéndome hacia la casa.  Las luces estaban apagadas cuando oí un chasqueo a la lámpara de la terraza. Por un momento pensé que mi madre se había preocupado por mí pero era como pedirle al trigo manzanas. 

-Buenos días Señorita Swam.- 

-Buenos días Sue, tengo sueño adiós.- ella no dijo nada solo se quedo callada y volvió a su habitación. 

Mi madre no durmió aquí como pensé solo dejo sus cosas en la habitación y volvió a salir. 

Eran las dos de la tarde cuando sue llevo a mi habitación mi desayuno. 

-Señorita usted tiene que evitar salir tan tarde.- dijo seriamente. Le importaba a sue.

-Discúlpame sue es que Alice y yo nos divertimos mucho.- me conocía muy bien y sabia que yo nunca me divertiría en un baile pero aun así no dijo nada más. Y salió de la habitación.  Agarre mi bata y observe que la bañera estaba puesta con sales de baño ella siempre sabía lo que yo deseaba. 

En la bañera deje la resaca que cargaba y recordé la cara de Jacob era un chico apuesto pero había algo en el que me hacia quererlo o solo era cariño o tracción. Sus labios, su cuerpo perfectamente cubierto por unos jeans que están de muerte y una camisa polo que tapaba sus bíceps.  Un repiqueteo un toque de  la puerta.

-Si.- grite desde el baño.

-Un joven le habla por teléfono.-  jasper ahora que le pasaba a Alice.

-ahorita contesto Sue.- me levante a la repisa y agarre el teléfono. 

- Aló  jasper que paso ahora.-  se oyó una sonrisa muy familiar desde el teléfono. 

-Soy Jacob bella. Sentí que las piernas me flaquearon. 

-Como….Tu…-  su respiración era cortante también. 

-Estuve buscando tu numero en el directorio pero no lo encontré así que me acorde que tenemos el mismo amigo. “Jasper”.  Al fin le debía un favor a jasper. 

-Discúlpame por no pedirte tu numero es que me tenias nervioso... y.  

-No perdóname por no pedírtelo primero, pero hoy lo tienes.- el sonrió nerviosamente.
-Estas ocupada.- 

-Claro que no.- podemos salir 
Salí directamente para mi closet después de bañarme elegí la ropa más hermosa que tenía en el este día iba ser inolvidable. 

Cuatro años después
 
Jacob siempre fue misterioso mi madre nuca se dio cuenta que salía con un hombre que se había ganado mi corazón. 

Me presentaras a tus padre después de la universidad.- musite en sus labios el sonrió feliz de que nos comprometiéramos con el consentimiento de sus padres. 

-como te dejare sin ese honor Bells.-  

- ok, lo haremos.- estaba nerviosa hacia cuatro años que había conocido a Jacob y todavía no había conocido a sus padres. 

-relaja tus nervios Bells, te aceptaran quien se negaría con una chica como tú. -

-Tus padres.- musite él  se tiro una carcajada.

-Te amo Bells.  Se fue dejándome con el monstro de mis pesadillas. 

-Hola Alice. ¡¡Conocerás a sus padres!! , no te preocupes no es tan difícil cuando jasper me los presento me moría de miedo pero ellos viajan siempre así que no hay problema en nuestra relación somos independientes.-  

-Gracias Alice saber que eres independiente me da gusto.-  ella sonrió y me guio hasta la clases de estadísticas. 

La mañana no se sintió mi estomago estaba irritado por lo que iba a enfrentar esta tarde.
-Bella no te pongas nerviosa.- dijo Jacob ya nervioso.
Cuando entramos había a la casa una mujer muy atractiva abrió la puerta.

-Buenos días Señor Black.- dijo y me saludo a mí. 

-Esta mis padres en casa. - ella asintió  

-si señor su madre está en la terraza y su padre en el despacho.- 

-está bien  Clarie.-  la madre de Jacob tenía el pelo negro lacio era hermosa su piel era cobriza y sus ojos relucientes. 

-Buenos días Hijos pasen.- a Jacob le temblaban las manos. 

-ella es Isabella Swam madre.-  ella me miro con una sonrisa sincera.

-Jacob me ha hablado mucho de ti eres realmente hermosa.  Me sonroje ante sus palabras.

-Pero siéntate querida, el señor black no tarda en venir.- oímos la puerta del despacho 

cerrarse  y una voz familiar hablo.
-Disculpen la tardanza.- esa voz nunca la iba olvidar había sido la voz de el hombre que había marcado mi vida. Mi padre estaba aquí. 

-TU.- 

El quedo pálido como un papel al verme. 

-Que sucede padre.- dijo Jacob mirándome. Sentí el alma se fue del cuerpo y mi corazón se destrozo por completo. 

-El es tu padre.- mi tono era inaudible. Pero el estaba lo suficientemente cerca para oírlo. 

-Si bella pero que sucede.-  

-Me tengo que ir Jacob. -  el me detuvo cuando me solté de un tirón y pronuncie las palabras que cambiarían mi vida desde ese momento. 

-!!Suéltame!!  Imbécil ya no te amo es más te odio con toda mi alma. Nadie volverá a herir mi corazón nunca más te lo prometo.- el se quedo en shock.

Todo era borroso y allí entendí unas cosas que en mi infancia mi mente había suprimido la imagen de mi padre  y mi madre discutiendo. 

-Nunca quise una hija y tú lo sabes.- ella lloraba pidiéndole perdón mientras el agarraba sus maletas y salía del cuarto. 

-No me dejes tratare de darte lo que quieres.- gritaba mi madre desde la recamara
. 
- ya es tarde.- susurro mi padre en ese momento 

Yo Salí de  mi cama y me dirigí hacia donde él.    

-No te vayas, por favor no nos dejes, papito.-  sollozaba a mi padre quien estaba detrás de esa maldita puerta.  Me miro con una sonrisa en los labios y dijo:

- No me necesitas.- su sonrisa se volvió repugnante y me soltó de su saco y  cerró la puerta.
-El nunca me quiso. Tuvo  lo que quiso, un hijo.  

Me encerré en mi recamara mi madre había llegado de su reunión con sus amigas, toco la puerta de mi recamara al ver que no la había saludado.

-Isabella ábreme.- grito desde la puerta. 

-Lárgate no quiero hablar con nadie y menos contigo.- ella se rio por bajo y dijo;

-Crees que necesito hacer esto yo también, pero es urgente.- no le respondí cuando oí un susurro a otra persona que estaba con ella. - Sue tráeme  la llave de esta recamara.
Odiaba que me obligara a verla.  Porque siempre me recordaba que era su hija no deseada.  Abrí la puerta antes que ella lo hiciera.

-Que es lo que quieres.- ella sonrió lentamente. 

-Sabía que esto pasaría. Ella estaba consciente de lo que iba a pasar.  Acaso ella lo supo desde el principio.  No lo podía creer que clase de madre era. 

-Pero si tú lo sabías….-  ella volvió a sonreír. 

-Porque me tratas así Madre.- ella retorció por un momento. 

-Shhh.… no me digas madre que en tus labios es ofensa, Isabella.-  ella nunca me había querido desde que se había ido mi padre y ahora lo sabía más que nunca por eso nunca se hacía cargo de mí. 

- Sabes Isabella nunca imagine tener una hija como tú eres la viva imagen de tu padre y te desprecio.-  su risa era de burla...

-Ya no puedo más.- grite agarrando mi cabello. No quería escucharla no mas... Agarre mis maletas  empecé a meter mi ropa. Me haría de este maldito país.

-¡¡Bravo!!  Isabella espere este momento desde que tu padre se fue, rezaba para que el te viniera a recoger pero no paso y ahora se hace realidad. ¡¡Bravo!!.  

Salí corriendo de la casa no quería oír nunca más su voz.  La despreciaba.


 Quisiera oirr que les parecio!!!  o que no les parecio  ^^  
 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

esta genial supongo k va a ver mas capitulos

Anónimo dijo...

Parece ser un buen comienzo.Me ha gustado el primer cap.espero que siga igual de interesante. un saludo.

Bel.

Kimberly Cullen dijo...

genial espero que haya mas capi

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger.